Sign In
Cook Children's
Patient Portal

Routines Can Help Kids Feel Safe

Illustration of child routines

Even in the best situations, kids need a certain amount of predictability in their lives. The dependability of routines can help them feel safe, even in these very unpredictable times. As we all adjust to this ever-evolving situation, we'd like to offer some ideas on creating routines for kids during the coronavirus pandemic.

With so many parents trying to homeschool and/or work from home, routines help our children to know what to expect in a day. Routines also provide parents the ability to manage their and their children's expectations. This is a powerful tool in alleviating anxiety in children (and parents). A great way to begin is by structuring the day around schoolwork and playtime. From there, you'l be able to work out everything from waking up, to meal times, bath times, work time … maybe even a little “me” time. As best you can, keep meals and sleep around the same time every day.

Balancing learning with play

Many of us may be trying to keep our kids on their usual school day structure, but these are unusual times and require a different response. Consider looking at what schoolwork needs to be turned in each week, and when. Then, divide it up within the 5 days. Once you've determined that, you can schedule each day's school project. Try giving school activities in 20-30 minutes increments (or a little longer depending on age) so it won't be overwhelming. This will also give you an opportunity to recharge your battery or get to those nagging emails or work. Also, because your children are being homeschooled, you can spread out learning throughout the day and even into early evening.   

Scheduling playtime and outside time

Make sure children are getting enough play and outside time. School is incredibly important, but we are in this collective trauma together and children need to do more of their most important work, which is play!  Play lets them express their internal feelings and release that anxious energy! 

Try and get creative when it comes to the outside times. Some ideas could include:

  • Hopscotch
  • A treasure hunt
  • Chalk art (try using some tape on concrete or a fence into shapes and let them color it in)
  • Sprint races mixed with jumping jacks, frog jumps and elephant stomps
  • Water gun fights
  • Sand pit play with toys
  • Gardening
  • Bug watching
  • Take a family walk – even if it's just in your own yard or even in your home. Explore and look for interesting things.
  • And other creative ideas

If possible, provide them with 3-4 play breaks a day that last 30 or more minutes.

Give children “social” time. Friends can be an important part of a child's development, especially for teens. For younger children, it can be helpful to plan virtual play dates.
For older children and teens, make sure they have time available to communicate with their friends. Social connections can help to create a sense of normalcy and familiarity in their daily routines.

Expressing their feelings

Incorporating ways that children can express what's happening to them and how they‘re feeling will help keep your child regulated and more in control of their emotions.

Art is another great tool for them to express how they are feeling during this crisis.  Some children are very verbal with their feelings, other need another medium to express themselves.

You might have them write stories or poems, make up songs, or simply allow time to talk, such as during dinner.

Creating a schedule

Anxiety tends to escalate in all of us when we don't know what to expect in a day.

Most children respond well to a written down schedule of what will occur within that day. Written on a whiteboard, piece of paper or whatever you have to use, will help them to settle a bit and even give them a sense of accomplishment throughout the day. 

If you have younger children, you might want to tell them what to expect in 3-hour increments.

Many families are also utilizing post it notes for a routine, when that particular activity is over, that post it note is thrown away. Best of all, they can be used anywhere—on a door, the refrigerator, a wall, etc. For children who are very literal, using terminology like “First, then” can be helpful. For example “First we do school for 20 minutes, then we have outside time.” 

Timers can be very useful for younger children, as their concept of time is skewed and that is developmentally appropriate. Timers also help parents who may get busy with work because they'l alert you to move to the next scheduled event. 

It's also important to create some play time designed to calm and center children – this may include journaling, swinging, deep breath work, yoga, art or just playing with the family pet.

Helping kids bounce back

Caring for our children's mental health is so critical in these times full of the unknown. By changing your own response to the current situation, you might see your child become more resilient in these uncertain times. Resiliency is the ability to bounce back from difficult times, but for some children, COVID-19 has been a major hurdle. However, it's important to remember that prior to this pandemic, some children have already scaled multiple hurdles—and may have to again in the future. Resiliency is built through love and teaching coping skills that last a lifetime.

Illustration of child routines

Aún en las mejores situaciones, los niños necesitan cierta previsibilidad en sus vidas. La formalidad de las rutinas puede ayudarlos a sentirse seguros, incluso en estos tiempos tan impredecibles. A medida que todos nos adaptamos a esta situación en constante evolución, queremos darle algunas ideas sobre cómo crear rutinas para niños durante la pandemia de coronavirus.

Con tantos padres tratando de educar en casa y/o trabajar desde casa, las rutinas ayudan a nuestros hijos a saber qué esperar en un día. Las rutinas también brindan a los padres la capacidad de manejar sus expectativas y las de sus hijos. Esta es una herramienta poderosa para aliviar la ansiedad en niños (y padres). Una excelente manera de comenzar es estructurando el día en torno al trabajo escolar y el tiempo de juego. A partir de ahí, podrá resolver todo, desde despertarse hasta las comidas, la hora del baño, el tiempo de trabajo ... tal vez incluso un poco de "tiempo para mí". En la medida de lo posible, mantenga los mismos horarios de las comidas y dormida todos los días.

Equilibrando el aprendizaje con el juego

Muchos de nosotros podemos estar tratando de mantener a nuestros hijos en su estructura habitual de un día escolar, pero estos son circunstancias inusuales y requieren una respuesta diferente. Considere ver qué trabajo escolar debe entregarse cada semana y cuándo. Luego, divídalo dentro de los 5 días. Una vez que haya determinado eso, puede programar el proyecto escolar de cada día. Intente realizar actividades escolares en incrementos de 20-30 minutos (o un poco más dependiendo de la edad) para que no sea abrumador. Esto también le dará la oportunidad de recargar sus baterías o leer esos persistentes correos electrónicos o al trabajo. Además, debido a que sus hijos reciben educación en el hogar, puede extender el aprendizaje durante todo el día e incluso hasta la noche.

Programando el tiempo de juego y tiempo fuera

Asegúrese de que los niños jueguen lo suficiente y tengan tiempo al aire libre. La escuela es increíblemente importante, pero estamos juntos en este trauma colectivo y los niños necesitan tener más de su tarea más importante, ¡que es jugar! ¡Jugar les permite expresar sus sentimientos internos y liberar esa energía ansiosa!

Intente ser creativo cuando se trata del tiempo en exteriores. Algunas ideas pueden incluir:

  • Rayuela
  • Búsqueda del tesoro
  • Arte con tiza (intente usar un poco de cinta adhesiva sobre concreto o una cerca para darles forma y déjelos colorear)
  • Carreras de sprint mezcladas con saltos de tijera, saltos de rana y pisotones de elefante
  • Batallas con pistolas de agua
  • Juego en la arenera con sus juguetes
  • Jardinería
  • Búsqueda de insectos
  • Dé un paseo familiar, incluso si es solo en su propio patio o incluso en su hogar. Explore y busque cosas interesantes
  • Y otras ideas creativas

Si es posible, haga 3-4 pausas para jugar al día que duren 30 minutos o más.

Dele a los niños tiempo "social". Los amigos pueden ser una parte importante del desarrollo de un niño, especialmente para los adolescentes. Para los niños más pequeños, puede ser útil planear encuentros virtuales de juego.

Para niños mayores y adolescentes, asegúrese de que tengan tiempo disponible para comunicarse con sus amigos. Las interacciones sociales pueden ayudar a crear una sensación de normalidad y familiaridad en sus rutinas diarias.

Expresando sus sentimientos

Incorporar maneras en que los niños puedan expresar lo que les está sucediendo y cómo se sienten ayudará a mantener a su hijo regulado y más en control de sus emociones.

El arte es otra gran herramienta para expresar cómo se sienten durante esta crisis. Algunos niños son muy verbales con sus sentimientos, otros necesitan otro medio para expresarse.

Puede pedirles que escriban historias o poemas, inventen canciones o simplemente tengan tiempo para hablar, como durante la cena.

Creando un horario

La ansiedad tiende a aumentar en todos nosotros cuando no sabemos qué esperar en un día.

La mayoría de los niños responden bien a un horario escrito de lo que ocurrirá dentro de ese día. Escrito en una pizarra, un trozo de papel o lo que sea que tenga que usar, esto los ayudará a organizarse un poco e incluso les dará una sensación de logro durante el día.

Si tiene niños más pequeños, es posible que deba decirles lo que deben esperar cada 3 horas.

Muchas familias también están utilizando notas autoadhesivas para establecer una rutina, cuando esa actividad en particular termina, esa nota autoadhesiva se desecha. Lo mejor de todo es que se pueden usar en cualquier lugar: en una puerta, el refrigerador, una pared, etc. Para los niños que son muy precisos, puede ser útil usar terminología como "Primero, luego". Por ejemplo, "Primero vamos a hacer las labores de la escuela durante 20 minutos, luego tenemos tiempo al aire libre".

Los temporizadores pueden ser muy útiles para los niños más pequeños, ya que su concepto de tiempo está sesgado y eso es propio de su desarrollo. Los temporizadores también ayudan a los padres que pueden estar ocupados con sus trabajos porque los alertarán que deben pasar al próximo evento programado.

También es importante crear un tiempo de juego diseñado para calmar y centrar a los niños; esto puede incluir llevar un diario, columpiarse, respirar profundamente, practicar yoga, arte o simplemente jugar con la mascota de la familia.

Ayudando a los niños a salir adelante

Cuidar la salud mental de nuestros hijos es tan crítico en estos tiempos llenos de incertidumbre. Cuando usted cambia su propia respuesta a la situación actual, es posible que vea que su hijo se vuelve más fuerte en estos tiempos inciertos. Resiliencia es la capacidad de salir adelante de los momentos difíciles, pero para algunos niños, COVID-19 ha sido un obstáculo importante. Sin embargo, es importante recordar que antes de esta pandemia, algunos niños ya han superado múltiples obstáculos, y pueden tener que volver a hacerlo en el futuro. La resiliencia se construye a través del amor y la enseñanza de habilidades para enfrentar adversidades que durarán toda la vida.