Sign In
Cook Children's
Patient Portal

Choosing Your Mood

Lollopops with different faces

Have you ever been in a bad mood that you just can't shake? Or had a pile of homework but realized you're not in the mood to get it done? Sometimes we feel at the mercy of our moods — but moods aren't things that just happen to us. We can influence and change them.

Being able to choose the mood that's best suited to a situation is one of the skills of emotional intelligence. Choosing the right mood can help you control whatever situation you're in.


Mood + Mindset = Success

Moods can influence how well we do in certain situations, but so can something else: our mindset. What's the difference between a mood and a mindset? Moods are the emotions we feel. A mindset is the thoughts and ideas that go along with that mood.

Mood and mindset go hand in hand because our thoughts can influence our mood. Here's an example:

Imagine you're competing in a swim meet this afternoon. Which mood and mindset helps you do your best?

  • Mood A: Insecure. You keep thinking about how the competition might blow you out of the water and maybe you're not good enough to be on the team.
  • Mood B: Annoyed. You're thinking about how swimming interferes with your social life.
  • Mood C: Pumped up and confident. You're thinking that if you do your best, there's a good chance your team can place well.

Of course, you're likely to do your best with the mood and mindset in option C. But what if you're feeling A or B and worry that those moods might affect your performance? Luckily, you can change your mood.


How to Choose a Mood

Step 1: Identify your mood. To switch moods, you need to check in with what you're currently thinking and feeling. That way you can decide if you need to change your mood to one that's more suited to your situation — or if you're in the best mood to begin with.

To identify a mood, stop and think about what you're feeling and why. Put those feelings into words, like, "Wow, I'm really sad right now" or "I'm feeling really alone." You can say this silently to yourself, out loud, or to someone else.

Step 2: Accept what you feel. After you name your emotion, show yourself some understanding for feeling the way you do. It's perfectly OK (and natural!) to feel bored on a rainy Saturday or annoyed about having to study when everyone else is going out. All emotions are acceptable and understandable. But you don't have to hold on to feeling that way. Notice your mood, then choose to move past it.

Step 3: Identify the mood that's best for the situation you're in. If you're competing in a swim meet, it's best to be pumped up and confident. If you need to get down to some serious studying, it's better to feel interested, alert, and confident (and not so helpful to feel grumpy, annoyed, and self-defeated). Take a minute to think about which emotions will help you accomplish your goal.


How to Get Into the Best Mood

After you imagine the mood that's best suited for your task or situation, it's time to get into that mood. Think "P for positive" and focus on these 6 things that can help you reset your mood:

  • Purpose. Get clear on what you want and need to do. For example, you might want to get your studying done as fast and well as possible so you can go to a party later.
  • Place. Put yourself in the right situation — environment influences mood. If you need to study, it's better to find a table or desk in a quiet room than to go to the coffee shop where you might see friends who distract you.
  • People. Who can help you feel the way you need to feel? A focused classmate is a better study companion than a chatty friend. Sometimes, just thinking of a particular person is enough to help you feel confident, inspired, strong, or supported.
  • Playlist. Music is one of the most powerful influences on mood because it's all about communicating and inspiring emotion. Create playlists for the moods that are the most helpful and positive for your life.
  • Posture. Move your body into the right mood. For studying, try exercises that help you focus on your physical posture like yoga or t'ai chi. For energy, try a workout that gets your heart rate up. To prepare for sleep, try deep breathing, gentle stretching, or other soothing activities.
  • Promotion. Encourage yourself with self-talk. Self-talk is a way of using thoughts to influence your mood. If you've ever said to yourself, "OK, let's get serious for a minute" or "I can do this!" you've used self-talk to get into the right mood for a situation. Self-talk doesn't just create the mindset that supports your mood, it also helps you keep a mood going. That's why pep talks work so well for athletes.

How to Get Out of an Unhelpful Mood

To get out of a mood that's unpleasant or unhelpful, think "U for U-turn." Try these mood changers:

  • Undo. Do something to break the train of thought that keeps your old mood going. Distract yourself with a game of Sudoku or simply focus on what's going on outside your window for a few minutes. Distractions are like rebooting your mind — they create a space between moods.
  • Unstick. Change your body posture. If you're sitting, stand up. Do some jumping jacks. Stretch. Walk around the room. Moving your body changes your mindset and mood.
  • Unwind. Sit quietly, breathe gently, and focus on each breath. To keep your mind from wandering back to a mood you're trying to change, every time you take a breath, say to yourself: "I'm breathing in" and "I'm breathing out." Focus on feeling calm.

You've probably chosen your mood before without even realizing it — many times people choose a mood naturally without thinking about it. But practicing ways to choose your mood intentionally can help you get good at it.

So next time you feel a strong mood, stop and name it. Ask yourself if it's the ideal mood for what you're trying to accomplish. Sometimes, even the happiest of moods might not be right for a particular situation (as anyone who's excited about weekend plans during Friday afternoon classes knows).

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor. © 1995-2020 KidsHealth® All rights reserved. Images provided by Cook Children's, The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Veer, Shutterstock, and Clipart.com.

Kids Health Educational Partner

Lollopops with different faces

¿Alguna vez estuviste de mal humor sin poder cambiarlo? ¿O tenías un montón de tarea, pero te diste cuenta de que no estabas de humor para hacerla? A veces nos sentimos a merced de nuestros estados de ánimo, pero éstos no son cosas que simplemente nos pasan. Podemos influirlos y cambiarlos.

Ser capaz de elegir el estado de ánimo que más se adecua a una situación es una de las habilidades de la inteligencia emocional. Elegir el estado de ánimo correcto puede ayudarte a controlar cualquier situación en la que te encuentres.


Estado de ánimo + estado mental = éxito

Los estados de ánimo pueden influir sobre qué tan bien nos va en ciertas situaciones, pero también puede hacerlo algo más: nuestro estado mental. ¿Cuál es la diferencia entre un estado de ánimo y un estado mental? Los estados de ánimo son las emociones que sentimos. El estado mental son los pensamientos e ideas que acompañan ese estado de ánimo.

Estado de ánimo y estado mental van de la mano porque nuestros pensamientos pueden influir en nuestro estado de ánimo. Aquí va un ejemplo:

Imagínate que vas a competir en un encuentro de natación esta tarde. ¿Qué estado de ánimo y estado mental te ayudan a dar lo mejor de ti?

  • Estado de ánimo A: Inseguro. Piensas que tus competidores pueden llegar a ser mucho mejor que tú y que tal vez no eres lo suficientemente bueno para estar en el equipo.
  • Estado de ánimo B: Irritado. Piensas que la natación interfiere con tu vida social.
  • Estado de ánimo C: Con seguridad y confianza en ti mismo. Piensas que si das lo mejor de ti, es muy probable de que a tu equipo pueda irle bien.

Por supuesto, es muy probable que logres un mejor desempeño con el estado de ánimo y estado mental en la opción C. ¿Pero qué pasa si te sientes como A o B y te preocupa que estos estados de ánimo puedan afectar tu desempeño? Afortunadamente, puedes elegir cambiar tu estado de ánimo.


Cómo elegir un estado de ánimo

Paso 1: Identifica tu estado de ánimo. Para cambiar de humor, es necesario darte cuenta de lo que estás pensando y sintiendo. De esta manera puedes decidir si necesitas cambiar tu estado de ánimo a uno que se adecue más a tu situación, o si ya tenés en el mejor estado de ánimo posible.

Para identificar un estado de ánimo, detente a pensar qué estás sintiendo y por qué. Pon esos sentimientos en palabras, como, "guau, estoy muy triste en este momento" o "me siento muy solo". Puedes decir esto para ti mismo en silencio, en voz alta, o a otra persona.

Paso 2: Acepta lo que sientes. Después de que le des un nombre a tu emoción, compréndete a ti mismo por sentirte de la manera en que te sientes. Está perfectamente bien (¡y es natural!) que te sientas aburrido en un sábado lluvioso o molesto por tener que estudiar cuando los demás van a salir. Todas las emociones son aceptables y comprensibles. Pero no tienes que aferrarte a sentirte de esa manera. Date cuenta de tu estado de ánimo y luego elige modificarlo.

Paso 3: Identifica el estado de ánimo que mejor se adapta a la situación en la que te encuentras. Si estás por competir en un encuentro de natación, es mejor que tengas seguridad y confianza en ti mismo. Si necesitas ponerte a estudiar, es mejor que te sientas interesado, alerta, y seguro de ti mismo (y no es de ayuda que te sientas gruñón, irritado, y abatido). Tómate un minuto para pensar qué emociones te ayudarán a lograr tu objetivo.


Cómo entrar en el mejor estado de ánimo

Después de que descubras el estado de ánimo más adecuado para la tarea o situación, es el momento de entrar en dicho estado de ánimo. Piensa en la "P de positivo" y focalízate en estas 6 cosas que pueden ayudarte a cambiar tu estado de ánimo:

  • Propósito. Ten claro lo que quieres y lo que necesitas hacer. Por ejemplo, es posible que quieras terminar de estudiar lo más rápido y mejor posible para poder ir a una fiesta más tarde.
  • Piensa en el lugar. Ponte en la situación correcta: el entorno influye el estado de ánimo. Si necesitas estudiar, es mejor encontrar una mesa o un escritorio en una habitación tranquila que ir a la cafetería donde podrías encontrarte con amigos que te distraen.
  • Personas. ¿Quién puede ayudar a sentirte de la manera que necesitas sentirte? Un compañero de clase que puede concentrarse es mejor compañero de estudio que un amigo que habla mucho. A veces, el solo pensar en una persona en particular es suficiente para ayudarte a sentirte seguro, inspirado, fuerte, o apoyado.
  • Pon la música correcta. La música es una de las influencias más poderosas en el estado de ánimo ya que se trata de comunicar e inspirar emociones. Crea listas música para los estados de ánimo que son más útiles y positivos para tu vida.
  • Postura. Mueve tu cuerpo al estado de ánimo adecuado. Para estudiar, prueba ejercicios que te ayuden a concentrarte en tu postura física como yoga o taichi. Para tener energía, intenta realizar un entrenamiento que eleve tu ritmo cardíaco. Para prepararte para dormir, prueba respirar profundo, ejercicios suaves de estiramiento, u otras actividades relajantes.
  • Promoción. Anímate con el diálogo interior. El diálogo interior es una forma de usar tus pensamientos para influir en tu estado de ánimo. Si alguna vez te dijiste a ti mismo: "bueno, vamos a ponernos serios por un minuto", o "¡yo puedo hacerlo!", entonces utilizaste el diálogo interior para entrar en el estado de ánimo adecuado para una situación. El diálogo interior no se limita a crear el estado mental que acompaña tu estado de ánimo, sino que también te ayuda a mantener un estado de ánimo. Es por eso que las palabras de ánimo funcionan tan bien para los atletas.

Cómo salir de un estado de ánimo poco útil

Para salir de un estado de ánimo que no es agradable ni útil, piensa en la "D de doblar en u" Prueba estos consejos para cambiar tu humor:

  • Deshace. Haz algo para romper la línea de pensamiento que hace que se mantenga tu antiguo estado de ánimo. Distráete con un juego de Sudoku o simplemente concéntrate en lo que está pasando fuera de tu ventana por unos minutos. Las distracciones funcionan como un reinicio de tu mente, ya que crean un espacio entre los estados de ánimo.
  • Despégate. Cambia la postura del cuerpo. Si estás sentado, ponte de pie. Realiza algunos saltos. Estírate. Camina alrededor de la habitación. Mover el cuerpo cambia tu estado mental y tu estado de ánimo.
  • Distiéndete. Siéntate en silencio, respira suavemente, y concéntrate en cada respiración. Para evitar que tu mente regrese al estado de ánimo que estás intentado cambiar, cada vez que tomes aire, di para ti mismo: "estoy inspirando" y "estoy espirando". Concéntrate en la sensación de calma.

Es probable que hayas elegido tu estado de ánimo antes sin siquiera darte cuenta: muchas veces las personas optan por un estado de ánimo naturalmente, sin pensarlo. Pero practicar formas de elegir tu estado de ánimo intencionalmente puede ayudarte a mejorar en esto.

La próxima vez que sientas un estado de ánimo fuerte, detente y dale un nombre. Pregúntate si es el estado de ánimo ideal para lo que estás tratando de lograr. A veces, incluso el más feliz de los estados de ánimo puede no ser adecuado para una situación particular (como sabe cualquiera que haya estado entusiasmado con los planes de fin de semana durante las clases de viernes por la tarde).

Nota: Toda la información es sólo para fines educativos. Para consejos médicos específicos, diagnósticos y tratamiento, consulte a su médico. © 1995-2020 KidsHealth® All rights reserved. Images provided by Cook Children's, The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Veer, Shutterstock, and Clipart.com.

Kids Health Educational Partner