Sign In
Cook Children's
Patient Portal

Coping With Stressful Situations

Coping With Stressful Situations

Momentary vs. Lasting Stress

Sometimes a stressful situation just lasts a moment — like getting through a school play audition or making the foul shot that could win the game.

But life also can bring situations that might keep us stressed for a few days, weeks, or months. Even if we're not always thinking about this stress, it can be like a background soundtrack playing in our lives.

If you're like most people, you've faced these kinds of lasting stressful situations. Feeling unprepared or unhappy about the situation increases the stress. Stressful situations can wear us down over time. Finding ways to deal with them can help us grow strong.

Build Good Coping Skills           

How well — or how poorly — we get through a stressful situation depends a lot on us. How we deal with stressful situations makes all the difference.

Here are some steps you can take to cope with a stressful situation.

1. Understand the Situation

  • Take some time to think about the situation you're facing. Try to describe your situation in a sentence or two. What's stressful about this situation for you right now? It can help to write down your thoughts.
    For example: My family just moved, so I switched to a new school in the middle of the year. The stressful parts are not knowing anyone, missing my old friends, and dealing with all new schoolwork.
  • Notice and name the feelings you have about the situation. Accept your feelings — it's understandable to feel the way you feel, given your situation. It can help to write down your feelings, too.
    For example: I feel lonely and sad because of missing old friends and my old school. I'm mad that we had to move, especially now. I'm worried about keeping up in math and social studies. I feel left out because I'm the new kid. I guess anyone would feel this way if they were in my situation.
  • Learn more. Learn all you can about the situation you're dealing with. This might include reading about it, talking to others, or finding out what others in your situation have done and what to expect. Learning helps you feel more confident and prepared — plus it reminds you that you're not the only one who has gone through this.

2. Commit to a Positive Attitude

A positive attitude helps stop you from being dragged down by unhappy feelings. A positive attitude also boosts the problem solving that a stressful situation requires.

A positive attitude helps us see the possibilities within a situation, while negative thinking narrows our view.

  • Don't dwell on the negative. Don't get stuck dwelling on negative feelings — or focusing on the bad aspects of your situation for too long. Your power lies in how you react to — and cope with — the situation you're facing. Be aware of any negative thoughts (like "I can't do this"), and replace them with more encouraging words. This is the time to believe in yourself.
    For example: Others have switched schools before and come through it. I know I can manage this.
  • Notice and appreciate life's good stuff. Be sure to notice some positive things in your life, too. Yes, even now. Each day, think of three things you're grateful for. Gratitude helps fuel a positive attitude and keeps problems — even the big ones — in perspective.

3. Take Action

  • Decide what you can do. Pinpoint which parts of the situation you have the power to change or influence for the better. Think of actions you can take to improve any part of your stressful situation.
    For example: I can talk to the guy who sits next to me in social studies class. I'll ask if he'll share notes and study with me. That could help me make a new friendplus catch up in social studies.
  • Get support. Find someone to talk to about your situation. Ask for help or advice. Be with people who believe in you, make you laugh, and help you feel good about yourself. Sometimes just a listening ear helps a lot. It helps you know that someone understands and cares about what you're going through.
  • Care for yourself. Take especially good care of yourself when stress in your life is high. Be sure to eat nutritious foods and minimize junk food. Get daily exercise and sleep. Do something every day that helps you relax — whether it's yoga, a soothing bath, cooking, playing with your pet, taking a walk, listening to music, or playing your guitar.

Stressful situations can test our strength, for sure. Whatever you're facing, it can help to think through the situation, accept the emotions you feel, and keep a positive attitude. Focus your efforts on what you can influence, get support, and care for yourself. All these things can help you cope with your situation, lessen the stress, and help you come through feeling strong and confident.

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor. © 1995-2020 KidsHealth® All rights reserved. Images provided by Cook Children's, The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Veer, Shutterstock, and Clipart.com.

Kids Health Educational Partner

Coping With Stressful Situations

Estrés momentáneo, versus estrés duradero

La vida está llena de altibajos y algunos de ellos pueden ser estresantes.

Algunas veces el estrés dura apenas un momento, como cuando consigues una audición para la obra de teatro en la escuela o cuando lanzas el tiro que puede hacer ganar el juego. Pero la vida también puede traer situaciones que nos pueden mantener estresados por algunos días, semanas o meses. Incluso aunque no siempre estemos pensando acerca de esa tensión, puede ser como la banda sonora de fondo jugando con nuestras vidas.

Si tú eres como la mayoría de las personas, has enfrentado este tipo de situaciones de estrés duradero.

La vida puede crear situaciones de estrés por varias razones:

  • No nos sentimos preparados para ellas.
  • Estamos descontentos con ellas.
  • No nos sentimos capaces de que hacer frente a ellas.

Ejemplos de situaciones estresantes

  • Situaciones en la escuela: Demasiadas tareas, mantener el balance entre los deportes y el trabajo escolar, audiciones, competencias, exámenes difíciles, bajas calificaciones, la presión de los exámenes, aplicar a la universidad.
  • Situaciones de tipo social: Grupos, presión de los compañeros, acoso, citas y relaciones amorosas, acomodarse.
  • Situaciones personales: Lidiar con un problema de salud, un conflicto familiar, un divorcio, mudarse, problemas monetarios, la muerte de un ser querido.

Construyendo buenas habilidades para afrontarlas

Qué tan bien - o qué tan mal – podamos sobrellevar una situación estresante depende mucho de nosotros mismos. Lo que marca toda la diferencia es la forma como lidiamos con las situaciones estresantes.

A continuación algunos pasos que tú puedes tomar cuando estás lidiando con una situación estresante.

1. Entender la situación

Este paso ayuda a la gente a sentirse más preparada para lidiar con situaciones estresantes.

  • Toma un tiempo para pensar sobre la situación que estás enfrentando. Trata de describir tu situación en una o dos frases. ¿Qué es lo estresante de esta situación para ti en ese momento?Escribe lo que piensas acerca de la situación puede ayudar a entenderla mejor.
    Por ejemplo: Mi familia se acaba de mudar, entonces tuve que cambiarme a una nueva escuela en la mitad del año escolar. Las partes estresantes son no conocer a nadie, extrañar a mis antiguos amigo y lidiar con todas las nuevas tareas de la escuela.
  • Observa y dale un nombre a los sentimientos que te produce esta situación. Acepta tus sentimientos, es comprensible la forma como te sientes dada tu situación. También puede ayudar que escribas lo que sientes.
    Por ejemplo: Me siento solo y triste porque extraño a mis amigos de mi antigua escuela. Me da rabia (coraje) porque nos tuvimos que mudar, especialmente ahora. Estoy preocupado por mantenerme al día en matemáticas y estudios sociales. Me siento excluido porque soy el nuevo chico. Creo que todo el mundo se sentiría de esta forma si estuviera en mi situación.
  • Aprende más. Aprende todo lo que puedas sobre la situación con la que estás lidiando. Esto puede incluir leer acerca de la situación, hablar con otras personas, o descubrir lo que han hecho otros en tu situación para saber lo qué puedes esperar. El estar enterado te ayuda a sentirte preparado y con más confianza y además te das cuenta de que no eres la única personas que ha pasado por esto.

2. Comprométete a tener una actitud positiva

Una actitud positiva te ayuda a no ser arrastrado hacia sentimientos de infelicidad. Tener una actitud positiva es algo más que sentirse mejor (o ser más agradable con los demás). Una actitud positiva en realidad aumenta la posibilidad de resolución del problema que una situación estresante envuelve.

Las investigaciones muestran que una actitud positiva nos ayuda a ver las posibilidades dentro de una situación, mientras que los pensamientos negativos estrechan nuestra visión.

  • No medites en lo negativo. No te estanques meditando en sentimientos negativos, ni te enfoques en los aspectos malos de tu situación por mucho tiempo. Tu poder radica en cómo reacciones y haces frente a la situación que estás enfrentando. Sé conciente de cualquier pensamiento negativo (como "Yo no puedo hacer esto"), y reemplázalo con palabras más alentadoras. Este es el momento de creer en ti mismo.
    Por ejemplo: Otros antes que yo han cambiado de escuela y han salido adelante. Yo sé que puedo manejar esto.
  • Sé conciente y aprecia las cosas buenas de la vida. Asegúrate de darte cuenta también de las cosas positivas en tu vida. Sí, incluso ahora. Cada día piensa en tres cosas por las cuales estás agradecido. La gratitud ayuda a desarrollar una actitud positiva y mantiene los problemas, incluso los grandes, en perspectiva.

Después de que hayas pensado en tu situación, e identificado y aceptado tus sentimientos, debes moverte y tomar las acciones que puedas para minimizar el estrés que sientes.

3. Actúa

  • Decide lo que puedes hacer. Identifica qué partes de la situación tienes el poder para cambiar, manejar o influenciar para mejorar. Piensa en acciones que puedas tomar para mejorar cualquier parte de tu situación estresante.
    Por ejemplo: Yo puedo hablar con el chico que se sienta junto a mí en la clase de estudios sociales. Le preguntaré si podemos compartir notas y estudiar juntos. Así me puedo ganar un nuevo amigo, además ponerme al día con estudios sociales.
  • Busca apoyo. Busca a alguien con quien puedas hablar sobre tu situación. Pide ayuda o un consejo. Estar con la gente que cree en ti, te hará reír y te ayudará a sentirte mejor. Algunas veces sólo el hecho de tener un oído atento ayuda mucho. Te ayuda saber que alguien te entiende y le importa por lo que estás pasando.
  • Cuida de tí mismo. Cuídate mucho, especialmente cuando el estrés en tu vida es alto. Asegúrate de comer alimentos nutritivos y minimiza la comida chatarra. Haz ejercicio diariamente y duerme lo suficiente. Haz cada día algo que te ayude a relajarte, ya sea yoga, un baño calmante, jugar con tu mascota, hacer una caminata, escuchar música o tocar tu guitarra.

Con seguridad, las situaciones estresantes pueden poner a prueba nuestra fuerza. Sin importar lo que sea que estás enfrentando, puede ayudar analizar la situación, aceptar las emociones que sientes, mantener una actitud positiva, enfocar tus esfuerzos en lo que puedes influenciar, buscar apoyo y cuidar de ti mismo. Todas estas cosas te pueden ayudar a manejar tu situación, disminuir el estrés y los efectos.

Nota: Toda la información es sólo para fines educativos. Para consejos médicos específicos, diagnósticos y tratamiento, consulte a su médico. © 1995-2020 KidsHealth® All rights reserved. Images provided by Cook Children's, The Nemours Foundation, iStock, Getty Images, Veer, Shutterstock, and Clipart.com.

Kids Health Educational Partner